viernes, 22 de diciembre de 2017

Ser madre que tarea más...

Ser madre que tarea más complicada, más difícil, más intensa y más gratificante del mundo ...

Mi hija es una mini dramas en potencia, hay quien dice que tiene a quien parecerse, otras tan solo me admiran y otras ni tan si quiera miran...

Educar es difícil... es complicado, no sabes muchas veces como debes de hacerlo, apoyarla, entenderla, comprenderla o simplemente dejarla y mirar desde lejos como aprende y se tropieza...

Ella y su carácter, yo y su defensa, ya lo dijo alguien “por mi hija mato” todas las madres mataríamos por nuestros hijos, eso es algo que se sabe...

Pero y qué pasa si defendemos lo indefendible, si vemos que la otra niña tiene razón y q no todo es tan blanco o negro como lo pinta ella...

Lo más fácil es mirar a tu propia infancia y ver a tu yo adulto, pensar en las consecuencias q han tenido nuestros errores en un pasado no tan lejano...

Mirar atrás... y simplemente sopesar, balancear las opciones y decantarse por la mejor o en algún caso por la menos mala...

Y todo esto desde la más profunda soledad, los hijos se tienen entre dos por algo, me separé hace ya muchos muchos años y la verdad nunca lo he echado de menos, la figura de una pareja a mi lado, para poder abrazarme a ella, hablar mis miedo, comentar mis cosillas y apoyarme en mis decisiones...

Hace ya algunos meses apareció alguien así en mi vida y creía que siempre me apoyaría en todas y cada una de mis decisiones...

Ese apoyo hoy me ha faltado, justo cuando más lo necesitaba, me parece mentira, pero ha sido así... y me duele... 



Enviado desde mi iPhone ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario