martes, 12 de diciembre de 2017

Dardos y sexo…

Tu enfadada para variar, yo con mas ganas de querer desaparecer que de reiniciar todo y volver a empezar…

La diana, tu, yo, tiempo, soledad… Tensión, juegos, palabras y suspiros de piedad…

Todo comenzó como una partida de dardos casual, hasta que las apuestas, el alcohol y el calor fueron subiendo la intensidad…

Me miras, te miro, un desafio, una verdad, yo y mis ingeniosos: "quien pierda se quita prenda", cuando ya no me quedaba nada más que quitar, empezamos a jugar a verdad…

Yo no metía ni una, ella las dianas de par en par, fue casualidad, lo deseaba o tan solo quería humillarme o sacarme información de verdad…

El calor me puede, su olor me desarma, su piel me llama a gritos apoyada en la puerta, mientras me mira con intenciones de más… Mas caricias, más besos desordenados sobre su piel…

La ropa tirada por el suelo, ella en camiseta de tirantes sin sujetador, con los pezones asomando juguetones, con esa mirada de desafío, esa que sabe que si se acerca me tiene, me consigue, me pierde, me desarma y tan solo la quiero besar…

Mantenemos las distancias, las dos desnudas, la tensión sexual en el ambiente se puede palapar, me canso de jugar, la quiero tener aquí y ahora, me da igual que este enfadada que esa pregunta le haya dejado mal, yo quiero follar!

De esa manera tan nuestra, esa que ya me muero de ganas de probar ahora…

Me acerco, la miro, la desafío, la cojo y me la llevo a la cama, la tiro encima de las sabanas, la quiero deseo…
Subo un nivel de besos, nivel3, ella lo nota y tan solo me deja que me divierta con ella…

Las caricias se pierden en su piel, mis dedos deslizan por entre sus piernas, su humedad es total, su olor me acaricia el deseo…

Sus dedos dentro de mi con fuerza, con ansias, con ganas… mientras mi cuerpo tan solo la observa cargado de deseo contenido a puntito de explotar…

Me voy, disfruto, le dejo llevarme al mas profundo placer con dos, tres o cuatro veces, me cuesta respirar, ahogo mis múltiples orgasmos a besos sobre sus labios…

De repente me da la vuelta sin preguntar, solo ella sabe cómo hacerme disfrutar, enloquecer de placer, atravesar la realidad…

Círculos suspiros, caricias, roces, juegos, besos, orgasmos de sensaciones explotan en mi interior... mientras la diana es testigo de nuestro encuentro desde el salón...

No hay comentarios:

Publicar un comentario