miércoles, 4 de octubre de 2017

Zapato perdido…


Zapato perdido…

A veces sentimos que caminamos descalzas, que aun sin quererlo, hemos perdido un zapato… Y así es como me siento yo hoy… Descalza ante la vida y ante mi misma…

“Era una relación tormentosa… “ “Era imposible sostener algo así…” “No es sano…” “Ella no te merece…” “Le das mil vueltas…” “Está loca…” “Quiérete mas…!” y mil ideas más que desde hace tres días no paran de dar vueltas por mi cabeza…

Pero yo si ella no está cerca, siento que me falta un zapato, he perdido o más bien ella solita ha decidido salir de mi vida a una de las personas más importantes de mi vida, mi amiga, mi confidente, mi casi pareja…

He perdido a la persona que más me animaba, la que más me apoyaba, la que pasara lo que pasara siempre tenía un abrazo preparado, una sonrisa o un puñetazo…


Todo se ha esfumado, todo se ha evaporado, todo se ha disuelto, más de 6 meses a su lado, durmiendo cada dos días juntas, comiendo, desayunando, cenando juntas y ahora me vuelvo a mi casa, a mi rutina, a mi gim, a estar con mi gata, apuntarme al gim, a recuperar amistades que había perdido…

Mi zapato perdido, es mi zapato perdido? Ha sido? Lo habría sido? mi mitad?, mi persona? O tan solo es una lección más que debo de aprender?, algo que duele y quema por dentro? , algo que congela hasta el alma?…

Llevo tres días, pensando, repensando y volviendo a pensar, tan solo he sacado una conclusión, no la quiero perder como amiga, que como amiga es de las mejores que he tenido en mi vida, prefiero aprender a dejar de querer besarla cuando la tenga cerca que perderla del todo y para siempre…


Relax, paz, distancia y calma son mis aliados…

No hay comentarios:

Publicar un comentario