domingo, 4 de junio de 2017

Quitas nuestros cepillos, el tuyo lo dejas y el mío lo mandas al cajón...

Quitas nuestros cepillos, el tuyo lo dejas y el mío lo mandas al cajón...

Me pides estabilidad, fidelidad que te de seguridad, me exiges exclusividad...








Pero en cuanto van tus padres o tu hermana a casa borras cualquier indicio de que exista en tu vida...

Quitas nuestros cepillos, el tuyo lo dejas y el mío lo mandas al cajón...

Ese símbolo que a mí me parece tan bonito, despertarme abrir los ojos frente al espejo y mirar ese vaso encima del lavabo con nuestros dos cepillos en cruz...

Ese gesto que cada mañana cuando los veo me hacen morirme de amor o cuando entro a nuestro baño ellos siempre están ahí...

inmóviles, inertes, impasibles, ellos no se enteran de nuestros enfados absurdos con nombre propio, siempre única y exclusivamente por la misma persona...

Ni tampoco saben q cada 7 días me dejas y a las horas me llamas o te llamo yo...

Mi cepillo dentro del cajón, frío, triste, perdido, el se siente como me siento yo, cuando entro al baño y ya no está mi foto fija favorita..

Tú te excusas en que lo haces para no tener que dar explicaciones... y yo creo q lo haces pq sigues sin estar segura de nada...

Ellas y el, no saben nada, ni creo q te preguntarán porque en según q temas son bastante discretitos, les podrías decir es el de mi hija q lo deja aquí, es el de viaje, es el de un amigo o mira es que tengo dos...

Todo, absolutamente todo sería menos doloroso para mí que soy la única idiota q a veces entra en ese baño solo por ver a los dos cepillos juntos...

En mi casa tienes un cepillo con tu nombre y en la tuya lo único q cambia es el color y según las visitas q tengas la ubicación...



Por favor, deja de meterme en un cajón!

No hay comentarios:

Publicar un comentario