jueves, 20 de octubre de 2016

Y tú cada segundo me provocabas un poquito más…

Me mirabas con descaro y poco a poco te ibas acercando más y más lentamente a mí, sabias como provocarme, sabias como incendiarme, como conseguir que te deseara con tan solo rozarte, tenerte cerca era pura y dura atracción, sentimientos que volaban y me traicionaban…

Nuestros cuerpos se juntaban, se rozaban, se deseaban?

Hasta aquella noche eras simplemente una posibilidad, una remota y lejana posibilidad, cada vez que te miraba, pensaba: Es imposible que alguien como ella quiera estar con una chica…

Imposible de todas y de todas las maneras posibles… Pero aquí estabas en ese pabellón lleno de gente y tu cada segundo me provocabas un poquito más… Y otro y otro y otro, jugabas conmigo a saco y yo simplemente te dejaba…

Quise frenarlo, estaba a punto de volverme loca, mis palabras en tu oído, ese susurro a gritos, capaz de marearme con tan solo sentir tu olor, ese grito desesperado, esas simples palabras que te decían, para! Ya vale! Y tu vocecilla inocente, perdona? tú inocente, tuuuuu!!!

Mis manos sujetando tus muñecas, desafiando a la locura… De verdad quieres que pare? Mi voz de cordura, para! pq como lo pruebes ya no tendrá vuelta atrás, mis hazme caso, no empieces algo, q si lo pruebas te gustara, esa mirada, ese silencio que no dijo nada, pero me lo chivo todo…

Estabas siguiendo punto por punto el manual invisible de como provocarme, de cómo convertirte en tan solo un abrir y cerrar de ojos en alguien muy deseable…
El alcohol, la excitación, el calor… Tu cuerpo cerquita de mi… Música que se acaba, luces que se encienden y se apagan… Miradas cargadas de deseo…
Frases mudas, verdades a gritos, silencios cómplices, abrazos cálidos, deseables, cercanos…

Prisas, llaves, ascensor, atracción, miradas, mis manos rodeando tu cara, acariciando tu piel, besos con prisas, con ansias, con ganas… Con miedo, con respeto, con temor, con pánico…

Entramos en mi casa, te miro y no me lo creo, creo que voy demasiado ciega como para asimilar lo que está pasando… Tan solo cierro los ojos y no pienso, desconecto, solo te deseo y no poco…

Es más me sorprendo a mí misma de la manera en que te deseo, nunca me hubiera imaginado que la más hetero del mundo que conozco pudiera acabar en una noche de pasión y sexo con alguien de su mismo sexo, pero una vez más mi vida me enseña una nueva lección, me abre los ojos a una nueva experiencia…

Te miro y no te veo, tan solo puedo notar mi corazón, mi respiración, nuestros besos, tú y yo!
Me empotras contra la mesa del salón, me besas, me deseas, todo se cae, tus ganas de mi, tus ganas de probar lo prohibido te pueden más, te pueden tanto que acaban ganando, el alcohol nubla tu mente de una manera sorprendente, deseablemente sorprendente…

Me gusta besarte, me gusta el sabor de tus labios, me gusta como intentas hacer que no estas nerviosa para nada…

Poco a poco nos empieza a sobrar la ropa, me desabrochas uno a uno los botones de la camisa, yo levanto tu camiseta y por un momento te observo, te miro y sigo sin creérmelo, tú y yo!

Juego con tus pechos, los acaricio, los lamo, tu no hablas tan solo gimes de placer, te gusta y a mí me gusta tenerte enterita para mi… Tu cuerpo entre mis manos…

Decidimos ir a la habitación, te cojo de la mano, te miro y te pregunto, segura? Si si si, 3 siiiii seguidos salen de tu boca, llegamos a la habitación, decidimos quitarnos la ropa, nos abrazamos desnudas, te abrazo y te beso, tiemblo de frio, tirito de placer y tu tan solo me abrazas sin saber muy bien que hacer…

Recorro tu piel de arriba abajo, juego con tus pechos, juego con mi rodilla sobre ti, acaricio tu sexo y me pierdo en el deseo… Mis dedos se deslizan más abajo de tus caderas, gimes en mi oído, tu humedad me invita a pasar… Mi corazón va a cienmil, de repente todo se contrae, de la misma manera que tu sexo aprisiona mis dedos en tu interior, oleadas de placer sin control… No tienen limite…

Poco a poco salgo de ti con movimientos circulares, yo y mis círculos mágicos, pienso a cuantas he hecho enloquecer con tan solo eso…

Pero esta noche tengo ganas de más, quiero que vueles…
Me levanto y me coloco ese aliado que en tantas y tantas ocasiones me ha acompañado, me miras y me dices que es eso, lo miras con una mirada entre miedo y curiosidad, un tranquila te va a gustar sale de mis labios y vuela hasta tus oídos…

Un arnés doble primero yo y luego tu… Me coloco encima de ti y poco a poco me introduzco en tu interior, abres completamente las piernas, me dejas entrar dentro de ti, mis piernas te envisten de una manera salvaje, chillas, gritas, quieres más!!!

Me suplicas que no acabe que siga y siga y siga… Yo mientras lo siento todo, he perdido la cuenta de los orgasmos, de las veces que he perdido el sentido… Me suplicas que pare, no puedes más, pero es justo en ese momento cuando consigo que tengas el orgasmo más brutal de tu vida, llegamos las dos a la vez, mis piernas tiemblan y un líquido resbala por mi piel… Te cuesta respirar… Me cuesta respirar... 
Quieres probarlo tú y yo te lo cedo, tú dentro de mí, yo dentro de ti… Un lío de placer que no quiero deshacer…

Me gusta sentirte encima de mí y a ti que te encanta sentir que tienes el control, sentir que tu mandas y yo tan solo te obedezco, entras en mi a saco, tan a saco que casi me haces daño, despacito, muy despacito, sales y entras y asi una y otra vez mas, hasta que te suplico que pares que ya no puedo mas… La habitación huele a sexo…

Orgasmos infinitos hasta el amanecer…
....

La noche se cuela entre las rendijas de las persiana, observo tu cuerpo al trasluz, tu silueta, tu figura, nos dormimos desnudas plenas y abrazadas, en mi cabeza tan solo un deseo, ojala mañana quiera volver?

No hay comentarios:

Publicar un comentario