jueves, 1 de septiembre de 2016

Mientras pienso bajito, mi mirada se pierde en el infinito...

Mi mar... 

A veces siento q me abrazas mientras tú y yo miramos al mar...
Sentadas en la playa de cualquier ciudad...

Siento que estás a mi lado... Siento q me refugio en tu abrazo, tan cómodo, tan a gustito... Siento que no me quiero volver a soltar jamás!

Cierro los ojos y te pienso... Te imagino aquí junto a mí y tan solo está la brisa marina que acaricia mi piel y desordena mi pelo... Hablando, riendo, metiéndome contigo a saco, divirtiéndome...

Tú vives en un recuerdo, algo irreal, algo que siento que jamás podré alcanzar...

Soy yo, son ellas, no lo sé, pero realmente da igual, solo yo soy la culpable de dejar q sus actos me duelan, me hagan daño, tanto daño que lleguen a hacerme sentir fatal...

Mientras pienso bajito, mi mirada se pierde en el infinito, en el inmenso mar, ese que se muestra ante mí como un océano todavía por descubrir, yo tan solo soy un pececillo q todavía está aprendiendo a nadar...

Un pez q está perdido, un pez q a día de hoy todavía no se imagina nadando junto a alguien en ese mar tan complicado en el q por suerte o por desgracia, yo misma he elegido nadar, en un mar inmenso, con libertad...

Inmenso, azul, lleno de peces, millones de peces, algunos buenos, otros malos, pero peces al fin y al cabo, peces con miedos, con dudas, con inseguridades...

Peces q aparentan seguridad, pero todo el que nada en este mar, alguna vez tuvo una fase en la q se negó a nadar, una fase en la q deseaba ahogarse, en la que saltaba por escaparse, en el fondo en este mar todos los peces somos iguales, cada uno lo vive de una manera y otra, pero al fin y al cabo siempre es igual...

Ese mar es y será mi única verdad, tan solo depende de mi aprender a nadar o dejar que la corriente me arrastre por arrastrar...



Enviado desde mi iPhone ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario