domingo, 7 de agosto de 2016

Mis refugios de humo, mis personas que vienen y van…

Mis refugios de humo, son esas personas que temporalmente aparecen en mi vida, se quedan 1 o 2 meses y después misteriosamente desaparecen…

Se van, algunas se despiden, otras tan solo dejan de escribirme tanto, algunas me importan y otras me dan exactamente igual…

Me pierdo en conversaciones eternas en la madrugada, en complicidad momentánea, efímera, volátil, tan volátil que se la acaba llevando el tiempo…

Son pasatiempos, personas que ocupan mi tiempo, quizás algunas podrían llegar a ser buenas amigas, otras tan solo conocidas, pero todas tienen un único nexo en común, ninguna se queda…

Me aportan valores, me inspiran entradas, me enseñan lecciones, pero todas acaban marchándose de mi vida, de mi lado, algunas me roban la sonrisa, otras hasta me hacen llorar, otras tan solo son una más de una larga lista que no tengo muy claro cómo ni cuándo empezó pero a veces deseo que se pare de golpe y nunca vuelva avanzar…

Quizás no tenga paciencia y quiera que todo sea ya, esta vez me duele menos porque como no me había dado tiempo a ilusionarme demasiado, pues me duele menos, la verdad…

Nuestras conversaciones, nuestra complicidad, esas ganas de que te contesten y te cuenten sus cosas para escucharlas y poderles ayudar… Yo y mi vena de ONG forever, siempre me preocupo más por los demás que por mí misma, mi egoísmo sano todavía no quiere empezar…

Como le habrá ido el día? Estará mejor? Se sentirá bien? Y si le escribo? Y si le llamo? Y si la agobio demasiado y se va?

Si yo me quiero preocupar por alguien es porque de una manera o de otra me preocupa, ha pasado de ser una simple conocida a colarse en mi día a día y querer saber cómo esta…

No todas las personas que llegan a mi vida son mis refugios de humo, no hay que pasar ni un casting ni nada parecido, pero tan solo deben de cumplir un requisito, su mirada tiene que ser sincera y de verdad…



Mis refugios de humo, mis personas que vienen y van…

No hay comentarios:

Publicar un comentario