jueves, 12 de mayo de 2016

Olvidar, olvidar y volver a olvidar...

Las olvido pero no las olvido del todo, os juro que lo intento pero no puedo... 


A día de hoy todavía tengo tentaciones de llamarla y preguntarle qué tal está, si me ha perdonado ya? Mi amor propio está en los niveles adecuados para que no lo haga, pero muchas veces me tienta el diablo de su sonrisa...

Esa sonrisa que hace tanto que no veo frente a mí, que ya casi ni la recuerdo, su sonrisa cuántas lágrimas absurdas he derramado por ella...

Sería fácil preguntarle qué tal y dejarle una rendija para machacarme de nuevo, quizás algún día el destino me regale la oportunidad de ponerme frente a ella y confesarte la verdad, mirándole a los ojos sin casi titubear...

Ayer me armé de valor, levante la vista y la mire, le pille mirándome, se sorprendió y retiró la vista lo más rápido posible... Ella me mira cuando sabe que no la miro, pero ni me habla, aunque el otro día me sorprendió y me dio las gracias al pasarle un balón, pero no me dijo Hola! Al entrar y chocarme de frente con ella al entrar al vestuario… Me da las gracias pero ni me saluda, ni me choca!

Tengo que olvidarla del todo, pero como se olvida a la gran debilidad de tu vida, a esa persona que nunca te cansarías de mirar, mimar y cuidar...


Se acerca su cumple, después un partido bastante emocionante con las sensaciones y los sentimientos a flor de piel, la final de copa y tras la gran final, una cena más en la que la tendré cerca, muy cerca y después quizás no la vuelva a ver jamás...

Y luego estás tú, mi otra historia, la más letal, dolorosa y real del 2016, sé que es un no... Es curioso cómo en octubre eras tú la que me consolaba por ella, en tus abrazos ahogaba mis lágrimas y ahora nadie consuela mis lágrimas por ti...

Me dabas uno y mil consejos para ayudarme a superarla y ahora no puedo pedirte ayuda ni buscarte para que me ayudes a olvidarme de ti, necesito tus sabias lecciones pero no puedo pedírtelas, no puedo ni llamarte porque no creo q quieras escuchar mi voz...

Como he podido ser tan imbécil de sentir algo por ti, la chica más hermética del planeta tierra... 

Los sentimientos ni se inventan, ni se fuerzan, simplemente aparecen ellos solitos sin pedir permiso para entrar, ni perdón al salir...

Tengo q olvidar a las dos, alejarme de ellas, de sus recuerdos, borrar sus siluetas de mi mente y continuar abriendo los ojos y la mente a nuevas historias bonitas y preciosas o tristes y vacías, pero nuevas oportunidades, nuevaaaaaaaaas!



Enviado desde mi iPhone ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario