martes, 22 de marzo de 2016

Fue un bonito regalo escuchar su voz...

De 1 hora 25 min hablando a nada...

Veo su foto, en la pantalla de mi móvil, su melodía, su canción, es ella y me llama a mí, que emoción!

Descuelgo con una mezcla de miedo y alegría, no sabía muy bien que hacer, ni que decir, solo estaba segura de algo, me iba a doler un montón, intente ponerle una excusa para no hablar y aplazarlo para otro día, pero su voz me lo pidió por favor y yo a sabiendas de que seria duro, le di la oportunidad de expresarse…

Su voz en directo para mí, al principio me contó su monólogo interior... No eres tú soy yo..., Ahora no estoy preparada para nada..., Quizás más adelante... Estoy en otra fase... Y más frases típicas, que yo detrás de la línea escuchaba, atenta sin decir nada, tan solo tragué saliva y seguí escuchando sin notar cómo poco a poco mi corazón se volvía a romper en otros mil millones de pedacitos más, esta vez microscópicos, imposibles de volver a pegar? Eso solo el tiempo lo sabrá...

Tras esas palabras, que evidentemente me dejaron ko, su sinceridad fue total... Me agradeció mi sinceridad... Y me dejo una posibilidad abierta, pero que yo no tengo muy claro si abrir o cerrar, porque mis sentimientos por ella son reales y sé que la cagare y la liare más...

Tras sus 30 minutos de sinceridad y mi silencio sepulcral, empezó a fluir algo nuevo entre nosotras, dejamos atrás nuestros miedos, nos quitamos las corazas y la sentí cercana y vulnerable, hubo unas gotitas de complicidad y si en ese instante hubiera podido elegir un súper poder, hubiera elegido poder volar, para entrar por su ventana, abrazarla y ayudarla, pero como no soy un superhéroe tan solo soy una persona normal, colgué con un bonita sensación en mi interior, me hubiera quedado hablando con ella media noche y eso hace mucho tiempo que no me pasa con nadie...

Al colgar cerré los ojos y pensé hoy genial y que pasara mñn, hoy todo mola y Mñn todo silencio, nada, soledad...

Y yo con eso no puedo, no lo soporto, no lo aguanto, porque cada paso real nos acerca, su voz cálida y cercana, me cuenta sus cosas, pero luego me manda años luz de ella, de sus días y de sus semanas, sus nadas distantes y fríos, sus silencios capaces de congelarme hasta el alma...

Fue un bonito regalo escuchar su voz... Un detalle precioso... Una bonita ilusión, quizás en el futuro, lo que está claro es que en el presente no...

Que si alguien no te escribe, ni te llama, ni se preocupa por ti, es que simplemente NO quiere que estés en su vida, de la manera que te gustaría que ella estuviera en la tuya...
Y así es ella, se acerca y se aleja de mí en las mismas 24 horas... Y yo mientras sigo mirando el móvil con cara de idiota, esperando que me vuelva a escribir...

Yo soy así, ella no, fin de la historia, fin del cuento, fin de todo, ella no y yo si... 

Nos queda una amistad, pero el problema es que yo tampoco entiendo una amistad llena de silencios y tenerme que aguantar las ganas de llamarla el finde o de solo poder escribirle por la mñn y que pasa con las tardes o con las noches, que pasa si tengo ganas de saber que tal esta? Sencillamente no puedo y eso no me gusta nada...


Puto cupido deja ya de lanzarme flechitas que no van en ninguna dirección, por favor!



Enviado desde mi iPhone ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario