viernes, 18 de marzo de 2016

El final es el principio…

entrada nº 999 no podía ser otra que un relato inspirado en la chica de hielo que lleva en mi ipad demasiado tiempo, quizás algún día sea el primer capi de mi primer libro o tan solo se quede en un borrador de lo que podía haber sido y nunca sera...



El final es el principio…



“Te dije que hablaríamos y aquí estamos hablando, con esa frase empezó todo...

Era la cena del equipo y cuando te vi entrar por aquella puerta el botellín de cerveza que llevaba en la mano se deslizo entre mis dedos y se hizo añicos frente a mí, yo no podía ni reaccionar ni tan siquiera articular palabra, me habías dejado muda, patidifusa al verte...

Estabas preciosa, radiante, impresionante, guapísima... Si algún día consiguieras mirarte con los ojos que te miro yo, entenderías muchas cosas pienso mientras te miro, te miro y te vuelvo a mirar...

Llevabas un look muy casual de sport, muy cómoda, muy tú... Vaqueros rotos, deportivas, camiseta negra de tirantes y encima una camisa vaquera, tenía pinta de nueva... Y tus labios pintados de un rojo intenso, un poco de sombra y rímel que potenciaba más tu enigmática mirada... Todo ello acompañado de tu perfecta sonrisa... Yo te miraba como una idiota, embelesada por tu esencia, de la misma forma que un niño mira en el escaparate un juguete que nunca se podrá comprar....

Tu eres mi regalo perfecto, ese que ahorre lo que ahorre nunca me podré comprar... O eso pensaba yo a las 22 de la noche y hora son las 6 de la mañana y miro el reloj de tu muñeca mientras te observo como duermes abrazada a mí...

De las 22 a las 6, un puñado de horas, un montón de sentimientos cruzados, perdidos, encontrados, convertidos al final en un nosotras que por fin se puede creer...

Tras tus ultimas borderias y nuestros últimos whats pensé que ni me hablarías en toda la cena, pero me equivoque, me saludaste muy correctamente como a una más del equipo y te sentaste a dos compañeras de mí, hablas y te reías, mientras el vino iba poco a poco iba desapareciendo de tu copa, me mirabas de reojo y me sonreías y esta vez la sonrisa si que iba para mí... Me estaba regalando su sonrisa y gratis... Hice un gesto como de pellizcarme y que esto fuera un sueño para despertarme, me dijiste un idiota mudo con todas sus letras, lo deletreaste al aire muy claro para que lo pudiera entender...

Te sonrió, me sonríes, pienso aaaaahhhhhh me quiero morir... Y así mirada y guiño continuamos cenando, mi cara de idiota, de enamorada total empezaba a no querer ni poder disimularla más...

Te cambias de sitio y te pones al lado de mi, me abrazas por detrás y me dices que estoy muy guapa esa noche, te miro a los ojos y puedo notar como los traspasan la sinceridad... Mi corazón palpita tan tan tan fuerte que parece que se vaya a salir del pecho tan solo por tenerte a una silla de mi...


Acabamos de cenar y pedimos el postre, me miras mientras te tomas el flan con nata, la nata se desliza por tus labios, te miro y siento como me derrito por dentro...

Me quieres provocar, incendiar, te miro y te desafío con la mirada, me armo de valor y te digo llevas nata, me miras y me dices con la mirada quítamela!, te miro con miedo, necesito ver otra vez tu mirada de aprobación, sentir que tengo permiso para saltarme el protocolo de la amistad, rozar tu cara para limpiarte un trozo de nata de la comisura de los labios, por un momento me evado de la realidad y me imagino besando tus labios, saboreando cada detalle, perfilando con mis deseos el contorno, pero tan solo son unas décimas de segundos, tus palabras cerquita de mi me devuelven a la realidad, tranquila que no muerdo, te miro me sonríes y ya no puedo pensar...

Estamos sentadas en la mesa casi 20 personas y yo tan solo tengo ojos para ti y lo peor de todo es que lo sabes, sabes que tú eres mi criptonita si te tengo cerca, me vuelvo vulnerable y muy idiota si tan solo siento tenerte cerquita de mí...

La cena continua ajena a todas nuestras miradas, nadie se ha dado cuenta de nada... Pasamos de los postres a las copas, te miro con atrevimiento, me das una patada por debajo del mantel, te miro y me estas sonriendo... Hay alguien que quiere jugar esta noche pienso, me haces un gesto mira el móvil... Lo miro y veo escrito un "te deseo", casi se resbala de mis manos, te contesto "yo más"...
Pagamos, nos levantamos y nos vamos, la noche esta fría, pero yo tan solo soy capaz de notar mi calor interior... Ese calor que esas dos palabras han producido en mi "te deseo", será verdad, será mentira, de repente alguien me da la mano y me dice como pudiendo leer mis pensamientos más íntimos, es verdad, tu eres verdad...

Ella y sus frases enigmáticas, indescifrables, imposibles de entender... Sus frases y ella, mi mayor tentación, mi gran debilidad... Miro nuestras manos unidas, su sonrisa, las mariposas que como hace más de un año han vuelto aparecer, siguen vivas como el primer día...

Ella y yo, yo y ella una extraña pareja, una pareja? Un deseo, una ilusión, una esperanza y mañana una realidad...

Me mira y me deja un suave beso muy cerca de la comisura de los labios, seguimos andando con todas, juntas y de la mano...

Llegamos a un bar donde la luz está muy bajita y la música muy alta, nos tomamos unos chupitos, con cada gota de alcohol que metes en tu cuerpo, te acercas más a mí, bailamos, reímos, nos hacemos una y mil fotos...

Me pides que te acompañe al baño, tiemblo pero te acompaño, mientras me sonríes, sale de tus labios tan solo una palabra, no se si es una orden, una pregunta o una súplica, pero es una insinuación en toda regla, entras? Entras! Entras...

Sin darme tiempo casi a reaccionar me empujas de la mano y me metes dentro, mi vida se detiene, tu, tus labios, mis labios, te acercas a mí, unes nuestras frentes y me dices "te voy a besar" pasan dos décimas de segundo y a mí me parecen un mundo...



Nuestras miradas se dan la aprobación, esa que mis palabras se niegan a pronunciar, labio a labio sin saber muy bien cómo, ni que hacer, el deseo que te arde por dentro gana de goleada al miedo, tu primera vez, besos, una mujer, tu cabeza será un cortocircuito total, entonces aparezco yo, tranquila, cojo las riendas de la situación, te beso y te vuelvo a besar, juego con tu pelo, te susurro, estas preciosa, lo sabes, verdad?

Me miras y me sonríes, sales del baño y me dices "no te vayas muy lejos esta noche que duermes conmigo", me gusta su manera de mandarme, siempre me gusto, es mandona por naturaleza, le sale solo, impone siempre su voluntad, quizás para otros pueda parecer muy arrogante y sin embargo para mi es la persona perfecta, la que me ayudara a creer, crecer y aguantar...

Ella sale del baño, yo me quedo, me miro al espejo, me digo a mi misma que no entiendo nada, ayer en el entreno no me hablaba y ahora hace tan solo unos minutos me estaba besando en el baño y no solo eso, sino que esta noche quiere dormir conmigo, definitivamente la bipolaridad es tendencia en su vida, hoy te odio y mañana te quiero, me pregunto que pasara pasado mañana, me querrá? Me odiara?... Me miro a los ojos y veo mi reflejo de idiota enamorada...

Ella y solo ella es capaz de incendiar mi vida con un puñado de frases y su sonrisa...

Salgo del baño, me está esperando, me recibe con un mega abrazo y un beso fugaz robado, rápido, con disimulo, me acero a ella y se lo devuelvo pero esta vez, despacio y lento, delante de todo el equipo, si es verdad esta noche quiero tener testigos, me sigue el rollo, el beso, cuchicheos, abucheos, buuuuuuhhhhh buscaros un hotel, se separa bruscamente de mí, yo preparo la mejilla para la gran ostia que me voy a llevar, pero para mi sorpresa y la de todas, une nuestras manos y pronuncia cuatro palabras, "tenéis razón, nos vamos!"...
Salimos con prisa del bar, sin casi dejarme reaccionar, ella es como un ciclón que todo lo puede, algo que me atrapa y me aleja de todo y tan solo me lleva a ella...

La noche está en calma, las aceras vacías, no hay nadie por la calle, miro mi reloj son las 4, pienso es tarde y voy de su mano por las calles de nuestra ciudad, si esto es un sueño no me quiero despertar, jamás… ME armo de valor y te paro, te pregunto dónde vamos, me contestas un no sé muy tímido, oohhhhh tiemblo se habrá arrepentido? Como si pudiera mirar en mi interior, me miras y me dices me da igual, pero contigo…

Una vez pase una noche en un hotel esta cerquita de aquí, vamos? No dices nada y tan solo me aprietas la mano, no entiendo que estará pasando por tu cabeza, ni cual será el motivo para que esta noche te hayas decidido a dar el paso, ese paso que tanto te ha costado a ti y tantas y tantas lagrimas me ha hecho derramar a mí…

Pero tu mano fuerte, tu mirada decidida, me muestran que todo ha pasado ya, que tan solo son recuerdos que duelen recordar, me quedo con la cena, con el hoy, con tu mirada y con tu sonrisa para mí…

Llegamos al hotel me acerco yo al mostrador y pido una habitación para dos con jacuzzi, lo último se lo escribo en un papel al chico de recepción “con jacuzzi y con velas por favor” el chico nos avisa que en 5 minutos estará lista y preparada, me guiña un ojo y se va… Sin antes decirnos pueden pasar a esa sala y en cinco minutos les aviso, la tensión se puede cortar, empiezas hablar, te disculpas, lloras, te calmo, espera, prefiero que no digas nada, los minutos pasan como horas, mil dudas en mi cabeza y si se arrepiente y todo esto es un experimento un por probar…

Miramos las dos el móvil, le abro una conversación, estas preciosa esta noche, pero guapa de verdad, por dentro y por fuera, brillas… Nos interrumpen ya está, subimos en el ascensor, nos besamos sin pausa, tienes prisa, te rodeo la cintura por detrás, acaricio tu cuello con mis deseos y mis ganas de ti… Te digo cierra los ojos… Los abres y flipas! Yo también, observo la habitación llena de velas con un gran jacuzzi frente a nosotras y mil pétalos de rosas repartidos por toda la habitación…

Comienzo a desnudarte, es curioso cómo te he visto desnuda en el vestuario per o para mi me sabe a nuevo, es como si mis ojos te contemplaran por primera vez, te descubrieran… Acaricio tu piel, mientras van cayendo una a una todas las prendas delante de mi… Te doy la mano y te metes en el jacuzzi, me miras y me dices tú también? Si si ahora mismo voy, me alejo de ti y voy a la nevera, encentro dos botellas de champan y dos copas, me acerco, me desvisto y me meto contigo, me pongo frente a ti… TE miro, te observo y te vuelvo a mirar, como si fueras un caramelo, una delicia, un placer…

ME miras me sonríes y comenzamos hablar, me dices pero ven más cerca, le das al botón, juegas divertida con las burbujitas en tu piel, me miras y me soplas una en la cara, te miro y no puedo parar de mirarte como una idiota… Me dices, muchas gracias por todo, nunca nadie había hecho por mí ni la mitad de lo que tú has hecho desde que te conozco… Es la cita perfecta, estas cansada y se te abre la boca, quieres que vayamos a la cama, me miras y me respondes un simple, vale!

Salgo me pongo el albornoz, te abrazo con el tuyo, están blanditos y muy suaves, tiemblas entre mis brazos, tiritas de frio, te calmo y te abrazo con fuerza, no quiero que te escapes de mi lado jamás, entonces es cuando todo me supera y me derrumbo, comienzo a llorar, llorar y llorar, te separas de mí, me intentas consolar, pero no puedes, no hay consuelo posible para todos estos meses de desplantes, de palabras feas, de caras largas… Poco a poco comienzo a parar, me miras y levantas mi barbilla, mírame me dices, un lo siento, sale de tus labios como un susurro capaz de borrar los meses, los instantes, los sentimientos, todo sale volando al recuerdo del olvido…

Me miras y besas mis lágrimas, me miras diferente, con amor, con cariño, con ternura, quizás estas enamorada? Es tarde ya para pensar ahora tan solo debo besarte y dejarme llevar, te miro a medias entre es un sueño o es real… Te beso y te llevo de la mano a la cama, nuestros albornoces se deslizan por nuestra suave y perfumada piel… Nuestros cuerpos se juntan, nuestros labios se desean, nuestras vidas se llaman, en un momento de cordura, sale de tus labios: ves cómo te dije que hablaríamos y aquí estamos hablando, calla y bésame idiota!

Nuestra piel, nuestro sudor, tus palabras susurradas al oído “Te deseo” y todo vuelve a empezar de nuevo, tu piel en mi piel, mis labios deslizándose por ese cuerpo, esas curvas que tantas veces he contemplado y que nunca hasta hoy había probado, tu cuerpo elixir de deseo capaz de hacerme perder la razón! Tú y yo, la noche, las velas que poco a poco y lentamente se van consumiendo, son efímeras, se apagaran en tan solo un segundo, testigos mudos de nuestra pasión… Dos cuerpos llegando al orgasmo total, sexo con sentimientos, sexo con complicidad, sexo de calidad…

Mientras ando por la calle de camino a casa pienso en todo lo que he pasado hasta llegar a esta noche, mis inseguridades, mis miedos, mis lágrimas…”

….

Enviado desde mi iPad :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario