lunes, 14 de marzo de 2016

De besos de madre a labio a labio...

Ella es muy especial, quizás una de las chicas más especiales que conozco, es locura, es cordura, es responsabilidad, es ella y sus mil y una vueltas a las cosas, analiza todo hasta la saciedad…

Quedamos, salimos, bebimos y nos divertimos, las dos solas con nuestras cosas para que más, era la primera vez que salíamos por el ambi, lo habíamos planeado un montón de veces pero o una no podía o la otra tampoco y así en bucle infinito, los niños, los findes no coincidían, pero ayer mi hija en una fiesta de pijamas con sus tias y ella sin niños, por fin podíamos quedar…

Yo creía que saldríamos con sus amigas super heteros y solo meti en la bolsa una camisa, una falda y unas botas de tacon, ella se apiado de mi y se puso vestido…

Me sorprendió lo relajaba que estaba, no temblé en ningún momento, no tenía miedo, ni vergüenza, estaba muy comoda, como dos amigas que salen de marcha… La acompañe a cenar, hablamos, hablamos y volvimos hablar… Fuimos de un bar a otro, una cerve, otra y otra mas, nos regalamos mutuamente varios besos de madre, de esos que les damos las dos a nuestros peques en la frente…

Ella ligo a saco, le bailo una varias veces, se presentó su “amiga”, mini bollodrama, fue una noche bastante entretenida la verdad, yo observaba todo, incluso la tarima y no pude evitar acordarme de una amiga que le encanta bailar, ya cuando nos ibamos, nuestros abrigos estaban debajo de los de unos chicos y una chica, una chica que ya había visto alguna que otra vez y como si la conociera de toda la vida me puse hablar con ella, la sigo en face asi que me resuelto fácil empatizar con ella, me parece muy muy muy atractiva, me dio 25!!! Se despidió de mi con un choque de su mano en la frente y con un quiero volver a verte y una sonrisa de esas que son capaces de derretir al mismísimo hielo…

Al salir yo flipaba, había sido capaz de hablar con una chica desconocida lesbiana, sonreí al pensar que estaba avanzando…

Fuimos a por una hamburguer y nos quedamos hablando en el coche, bueno yo escuchando music, ella se durmió, pobrecita estaba más cansada, cuando se despertó se disculpó y me llevo a casa, y no sé ni cómo ni porque pero tras un beso de madre, empezó un labio a labio de esos eternos que a mí me gustan tanto, era la primera vez que nos besábamos y me resulto super fácil, labio a labio en los asientos de su coche, en la puerta de casa de mis padres, caricias, mordisquitos, uaaaahhhhh…

Un labio a labio de esos eternos, de esos que quieres que no paren jamás, mis besos capaces de romper todas las barreras, incluso las de la amistad…

No hay comentarios:

Publicar un comentario