viernes, 19 de febrero de 2016

El Viernes hice una llamada de teléfono, llame a su puerta y me sentí en "familia"...

El Viernes hice una llamada de teléfono, llame a su puerta y me sentí en "familia"...

Fue una sensación muy rara pero me gusto, eso de cocinar junto a alguien, compartir la mesa de la cocina mientras se cena... Tú haces el primero, yo el segundo, hacemos ensalada? Sopa? Salchichas con vino blanco?... Vale! Vale! Vale!... Ningún rechace, ninguna queja, ninguna palabra más alta que otra... Todo está bien...

Relax, calma, paz y tranquilidad, recuerdos de mi pasado cuando intentaba preparar la cena con mi ex y al final acabábamos siempre discutiendo, en cambio con ella es todo tan distinto, tan diferente, mola, mola mucho...

Nos sentamos a cenar en compañía de sus hijos, uno tan diferente del otro, yo como solo tengo una, siempre me hago esa pregunta, se les quiere a los dos igual? O a uno más que otro?...

Conversaciones de app del móvil, cucharas chocando en el plato, la tv de fondo nos hacia compañía pero no rompía el silencio como cuando estoy yo sola en mi casa, es todo tan tan tan diferente, soledad Vs compañía… Quizás eso algún día vuelva a mi vida, pensaba mientras la miraba y sonreía y justo hoy cuando más necesitaba volver a confiar en la palabra “familia”

Y después de la cena, un té de manzana y canela, riquísimooooo y una charla larga, larga, larga, de esas que estas tan a gusto que no quieres que se acaben nunca, me podría pegar horas y horas contándole mi vida y escuchando la suya... Esta vez me tocó a mí, analizamos las últimas novedades de mi vida, esas que me están sorprendiendo hasta a mí...

Analizamos todo, todo, todo y siempre llegamos a la misma conclusión, somos todas iguales, las lesbianas estamos cortadas con el mismo patrón... Miedo, terror, pánico a enamorarnos, miedo al amor, me enseñó un artículo y me explicó que esa fobia tenía un nombre...

Filofobia, miedo a enamorarse... Ella tiene miedo a enamorarse y yo tan solo me enamoro de imposibles que nunca serán reales y de las asequibles me asusto y me alejo, soy un poco como ella pero a mí me gusta soñar despierta, volar e idealizar... En el fondo es el mismo miedo pero cada una lo vive a su manera…

Tras nuestra charla creo q he puesto los pies en el suelo y ahora ya no me voy a dejar volar de humo, si vuelo de amor que sea auténtico y de verdad, quizás solo sea una historia que tiene escrito ya el final, pero todavía su principio está algo borroso y un pelin dudoso de comenzar...

Me encanto, mil gracias preciosa, repetiremos?


Enviado desde mi iPhone ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario