miércoles, 27 de enero de 2016

Nuestra complicidad es brutal por más que tú la quieras evitar...

Nuestra complicidad es brutal por más que tú la quieras evitar...

Y así empezó todo en el rondo, nuestra charla inicial que últimamente se habla de todo menos de balonmano, anécdotas del partido, comentarios, payasadas, ella siempre frente a mi quizás esta vez me miraba diferente... Le pille un par de veces mirándome, mi finde en Logroño creo que no le ha dejado indiferente... Pero ya me da igual o me tengo que empeñar en que así sea, para poder sobrevivir a ella...

En el calentamiento siempre jugamos algún deporte, esta vez a basket nos toco en el mismo equipo, ella de negro con su eterna chaquetilla y yo con camiseta amarilla, el otro equipo con sudadera verde, todo muy normal, un entrenamiento más sin hablarme, pensaba yo...

Ella y yo en el mismo equipo, la tengo que mirar aunque no quiera, al principio ni nos la pasábamos, la evitaba y me evitaba, así hasta casi el final q poco a poco todo empezó a cambiar!

Me mira, me pasa, le paso, me desmarco, me pasa, miradas de reojo, cuatro canastas seguidas, dos mías, dos suyas... Todo fluye entre nosotras, surge de manera natural...

Mi generosidad, mis pases, tus pases, todo mudo, sin ninguna palabra, la pista en silencio, las compañeras tan sólo observan...

Casualidad que tú y yo nos entendamos tan bien, imagino q te habrá sorprendido tanto o más que a mí...

Nuestra complicidad sigue estando, existe, es real, aunque tu hagas que no la ves, te niegas a verla, pues sabes que, tú te la pierdes, la complicidad es algo difícil de conseguir y en nosotras dos viene de serie, tú y yo juntas, cerca y saltan chispas, ayer salió sólo algo que lleva mucho tiempo oculto, porque tú lo quieres ocultar...

A pesar de sus silencios hacia mi, tras más de 6 meses sin cruzar ni una sola palabra, nuestra complicidad sigue intacta, nos entendemos a la perfección, es fácil lo que un día surgió es difícil de silenciar aunque tu cada día te empeñes en hacerlo, llegara un día que no podrás más y te rendirás...

Porque le pase el balón yo, si no le hablo, no lo sé, es como un imán que cuando la tengo cerca no lo puedo evitar, sé que es mi criptonita y que me pierde al abismo de la desesperación, de la desilusión pero con ninguna más me pasa, podía haber sido una, otra o la otra, pero fue ella porque pase lo que pase y me evite las veces que me evite, para mi ella siempre será la más especial...


Enviado desde mi iPhone ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario