domingo, 17 de enero de 2016

Mírala y vuélvela a mirar con la cabeza bien alta...

Mírala y vuélvela a mirar con la cabeza bien alta, enfréntate a tus temores, ella no es para tanto, bájala del pedestal, bájala no, mejor tírala, no se lo merece...

No te acobardes cuando la tengas delante, hazte muy muy muy muy muy grande, conviértela a ella en pequeñita casi en insignificante...

Mírala con descaro, con provocación, con ironía, con asco, con desprecio... No la mires como si fuera un puto caramelo, puede que lo sea, pero hoy por hoy no es para ti, por más que tú quieras que sea...

Y sobre todo y ante todo no la mires como hoy, agachando la mirada, mirándole al número de su camiseta, con temor, con miedo, con cobardía... Convierte a tu mirada en valiente aunque por dentro no lo sientas así...

Porque eso le hace sentirse poderosa y muy muy muy muy muy grande y en ese momento eres tu la que te sientes muy muy muy muy muy pequeñita... Sabe que te tiene que si te dice dos palabras te tendrá comiendo de su mano, demuéstrale que quizás en un tiempo pasado fuera así, pero ahora no, ya no...

Olvídala, enfréntate a tus miedos, a tus temores, a tus propios sentimientos, lucha con ellos, combate y gana esta guerra imaginaria en la que tan sólo pierdes un soldado, a ti misma...

Deja de inventar, deja de idealizarla, aprende de nuevo a verla con los ojos de la amistad, olvida este amor loco que tan sólo conseguirá destruirte y hundirte hasta que ya no quede ni un abismo de ti misma...

Lo tienes fácil, sabes cómo hacerlo, tienes los ingredientes para esa poción mágica que lleva de título "conseguir olvidarme de ella", tan sólo tienes un ingrediente, quiérete más a ti misma y simplemente deja que la vida avance, que te sorprenda y que te sonría de nuevo, abre los ojos a tu alrededor y nunca vuelvas a bajar la mirada frente a ella, no eso jamás!


Enviado desde mi iPhone ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario