viernes, 11 de diciembre de 2015

Si yo un día pude romper con todo, por que tú no?

Cuando decides dar el paso y separarte, decides alejarte de una vida que tenías planeada, decides romper con los domingos de comidas familiares, con las Navidades planeadas, con las vacaciones de toda una vida programadas...

Separarse de la que ha sido la persona más importante de tu vida durante mucho mucho tiempo, dan igual los factores y le puedes poner el nombre que quieras al fin y al cabo es una derrota a nivel personal, un desafío inmenso y una gran superación...

Es algo que tenías planeado, una vida escrita desde el principio hasta el final y te despiertas un buen día y sencillamente ya no esta, se ha borrado, tu la has querido borrar...

Es la decisión más importante de nuestras vidas, si a eso le sumas que eres madre y que no está sólo en juego tu felicidad si no también la suya, ya todo alcanza magnitudes cósmicas, porque bueno decides por ti y si la cagas pues mira tu eres mayor y con el tiempo lo puedes superar, pero que pasa con ese peque que ve como sus padres dejan de vivir juntos de la noche a la mañana, ahora es, unos días con papa y otros con mama, aunque haya días que tenga mamitis y otro papitis, da igual porque sencillamente no le toca, tomas por el o ella la decisión más importante de su vida, eliges para el o ella una vida de no gritos, una vida de no reproches, de no insultos, en el fondo haces todo por protegerle, por darle una vida un poco "diferente" pero feliz...

Le conviertes en un niñ@ maleta, le haces diferente a los demás niños de su alrededor, quiera o no quiera se convierte en "especial" y su vida comienza a cambiar, desde el minuto cero, ya nunca nada será igual...

Su felicidad te hará luchar por conseguir alcanzar la tuya...

Hay personas que nunca se atreven a dar el paso y se ahogan en una vida de inseguridades y miedos a cambio de una "seguridad" que por sí sola se tambalea, pero curiosamente nosotros mismos somos los que nos empeñamos en mantener de pie, es una gran contradicción, quizás la más grande de nuestras vidas, sostener una vida por un pasado que fue bonito, mirando al horizonte de un futuro que no nos gusta pero que nos vemos incapaces de cambiar...

Las valientes gritamos Socorro, nos refugiamos en nuestros seres queridos, nos rodeamos de personas nuevas que no tengan ninguna conexión con nuestro pasado, en personas anónimas con experiencias similares a las nuestras, buscamos referentes a los que aferrarnos y nos hacemos tan sólo una pregunta "si ella ha podido porque yo no?"

Y es ahí cuando todo empieza a cambiar, cuando miras a tu alrededor y te mueres de miedo, piensas en tus hijos, "ya no los veré tanto", pero algo en tu interior te dice, "eres mujer antes que madre, te mereces ser feliz!" "De verdad te imaginas toda una vida con alguien así a tu lado?"...

La separación no es fácil, es muy muy muy muy muy difícil, somos unas valientes, las que damos el paso y nos atrevemos, todos los días deberíamos de recibir una medalla al levantarnos de la cama, este libro me ayudó mucho, La cenicienta que no quería comer perdices yo un día me canse de comer perdices y de que me apretaran los zapatos, pero en mi caso soy más de deportivas!

Nos regalamos a nosotras mismas una vida de cero, una vida que huele a nuevo, una nueva oportunidad para ser felices... 

Un desafío, un reto, quizás el más grande de nuestras vidas, pero seguro que el más necesario para poder continuar viviendo... 

Si yo un día pude romper con todo, por que tú no? Hazte esa pregunta y tendrás ya medio camino recorrido... La valentia no viene de serie, se adquiere, aparece justo en el momento que mas falta te hace, todos somos valientes tan solo hay que sacarlo de nuestro interior... 

No te puedo decir que es un camino fácil, porque te estaría mintiendo, es muy muy muy duro, ante ti se presentan muchos años de inseguridades, de miedos, derramarás una y mil lágrimas, pero a la mil y una te curarás... 

Perderás mucho muchísimo tiempo compadeciendo te de ti misma, muchos findes pedidos que nunca volverán, el tiempo se escapara entre tus manos, como la arena de un reloj y al final llegarás a la conclusión de que sólo has perdido eso, mucho tiempo, lucharás por lo que quieres, gracias y que no se te olvide nunca a que ya has vivido lo que no quieres, tus experiencias seran los mayores aliados de tu nueva vida...

Tendrás ganas de refugiarte en millones de historias vacías, pero esas tampoco te llenaran, serán efímeras, pasajeras, algunas te aportarán una lección, otras ni tan si quiera eso, aprenderás a reír de nuevo, disfrutarás de los momentos de felicidad de tu vida, como si fueran los regalos más caros y más sofisticados del mundo...

Descubrirás una nueva faceta de tu personalidad, una y un millón más, harás cosas de las que nunca te hubieras creído capaz...

Te sentirás perdida, hundida, quizás hasta abatida, pero tranquila eso es al principio, luego todo pasa, ninguna derrota es para siempre, nada es eterno, nunca te creas que las cicatrices desaparecen, simplemente aprendes a convivir con ellas, tan sólo necesitas un poquito de tiempo, unas dosis de paciencia y encontrarás tu propia fórmula de la felicidad, esa que lleva días escondida pero que si buscas bien en tu interior la encontrarás!


Enviado desde mi iPhone ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario