martes, 15 de septiembre de 2015

Que siento yo cuando la tengo cerca de mí?…

Hoy me han preguntado… Que siento yo cuando la tengo cerca de mí?…

Pues es una sensación rara, algo que no sé muy bien cómo expresar con palabras, pero lo voy a intentar…

Es como un bonito regalo, algo que siempre has querido, deseado, esperado y por fin lo tienes delante, pero no lo puedes abrir…

Ella para mí es un regalo, el más caro que jamás me podre permitir, un regalo que un día apareció de la nada, un regalo precioso por fuera y algo feo por dentro, pero a mí me da igual, me gusta así, me gustan sus defectos, sus detalles, sus desplantes, sus malas caras, sus silencios cómplices de sus miradas despistadas, esas que le dan un poco de oxigeno a mi ilusión desilusionada… 

Me gusta su personalidad desordenada, caótica y algo perdida, a mi me gusta todo de ella y a la vez yo no le gustó nada…

Un regalo, serias el regalo perfecto, el broche de oro de mi vida, pero ni siquiera llegas a una chapita de solapa, ni a pin, ni a nada…

Es muy duro asimilar que sus sonrisas nunca serán para mí… Que me perdería horas y horas tan solo contemplando la luz de sus sonrisa... Que nunca compartiremos una foto juntas, ni subirá de mi mano al altar, ni nunca la podre despertar junto a mí, ni nunca podre contemplarla mientras duerme plácidamente a mi lado, ni podre llenarla de mil caricias hasta el amanecer, ni le podre dar 100 millones de besos en su suave piel… Ni siquiera le podre dar un beso al despedirme cada mañana…

Ella no es para mí pero yo sigo queriendo que lo sea, y eso me destroza, me asfixia y me agota… 

Ella es ella, única, diferente, original, sus comportamientos son asquerosos, sus gestos deplorables y sus palabras desagradables, pero cuando la tengo cerca de mí se me pasa todo y tan solo me abrazaría a ella y no me soltaría en tres vidas, ni en dos, ni en una, en tres, tres vidas yo viviría junto a ti y tu no quieres ni compartir un segundo de tu tiempo…

Lo siento pero ya ha pasado más de un año y sigo temblando cuando siento que estas cerca de mi… 

Te aseguro que si pudiera hacer click y consiguiera dejar de pensar en ti, lo haría, pero hoy por hoy todavía vives en mí, muy muy muy dentro de mí a pesar de prohibirme una y mil veces a mí misma que deje de pensar en ti, veo tus fotos y mi promesa se desvanece a un cajón, el mismo cajón al que tu tiraste nuestra amistad y que yo no sé cómo recuperar…

No hay comentarios:

Publicar un comentario