domingo, 13 de septiembre de 2015

Nuestras palabras últimamente se cuentan por silencios...

Nuestras palabras últimamente se cuentan por silencios... Ni una sílaba, ni una palabra, ni una letra... Nada de nada, el vacío, la nada... 

Banquillos, pases, jugadas en silencio, mudas... Las únicas que no están castigadas son nuestras miradas... Esas van por libre, vuelan por esa pista y se saltan las normas impuestas por ti y por tu miedo a tenerme cerca de ti...

Yo creo q ya vale que ya me has castigado bastante... Sé que nunca volveremos a ser amigas creo q ese es el castigo más cruel, más duro y más difícil de asimilar del mundo, pero vuélveme hablar por favor, que creo q como castigó ya está bien!

Has ganado, tú ganas!... Y si tú ganas, yo pierdo, te pierdo y para mi ese ya es una castigo bastante duro, perder a una de las personas más importantes de mi vida por mi comportamiento obsesivo, según tú, es complicado de asimilar, echarme a mí la culpa te servirá para que te sientas mejor contigo misma, para que tú estés mejor y donde quedo yo a quien le importa si tengo ganas de morir, de desaparecer o de evadirme del mundo!

Tú tan sólo te preocupas por ti, no eres capaz de mirar en mí y darte cuenta de que mis ojos hace mucho tiempo que dejaron de brillar, en gran parte gracias a ti...

Tú y sólo tú eres la culpable de mis lágrimas, de mi tristeza, de una de las mayores decepciones de mi vida, dolor que intentó ahogar en una y mil lágrimas de alcohol, cerveza, vino, sangría, vodka con naranja... Qué más da son anestésicos para evadirme del dolor que me produce tenerte cerca y no poder hablarte...

Porque aquí la única y verdadera razón es que yo cada día me inventaría una y mil excusas para poder hablarte siempre y tu mientras tanto me conviertes en invisible para no tener si quiera que mirarme...

Tú no me quieres mirar y yo nunca me cansaría de mirarte... Q injusto es el mundo, pienso... Sería tan tan tan fácil que no lo puedes hacer más complicado...


Enviado desde mi iPhone ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario