domingo, 15 de marzo de 2015

A veces le pregunto a mi gatita si me salva, cuando soy yo misma quien debe salvarse...

A veces le pregunto a mi gatita si me salva, cuando soy yo misma quien debe salvarse...

Me cuida, me mima y no se separa de mi lado cuando siente que estoy mal, es súper fiel, me hace sentirme un poco menos sola...

Yo misma soy la única que me puedo salvar, la que decide levantarse de la cama a las 17 de la tarde... La que habla contigo cuelga y no puede parar de llorar... La que debe recuperarse de su no renovación del trabajo... La que debe dejar de pensar en imposibles que al final sólo consiguen hacerle daño...

Mi gatita no puede hacer nada, ni mi gatita ni nadie, la que debe seguir luchando soy yo misma, sobrevivir al frío invierno que dejas en mi vida cuando no puedo verte y buscar la primavera fuera de mi mente... O alcanzar otoños para no morir de desesperación cuando no puedo tenerte a mi lado...

Mi gatita me mira y me dice con la mirada que no me hunda que no pasa nada, todo pasara, encontrare otro trabajo, otra persona que sea para mí y me quiera hacer sonreír... 

Debo concederme a mí misma más tiempo, más paciencia, ser consciente de mis errores, aprender a superar los baches de una vida últimamente bastante incómoda, cuatros meses de estabilidad en los que había aprendido a soñar, nunca en mi vida me había faltado el dinero, ni me había preocupado por el, hice las cosas muy mal durante muchos años por eso ahora pagó cada día las consecuencias de mis malas decisiones pero son cosas materiales q quizás algún día pueda comprar, ahora lo que más me preocupa es ocupar mi tiempo para no pensar y armarme de paciencia para volver a esperar otra oportunidad...

Perli es de lo mejorcito de mi vida y me ayuda un montón sin poder hablar...


Enviado desde mi iPhone ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario