domingo, 7 de diciembre de 2014

Hace ya mucho tiempo que aprendí que prefiero el silencio a palabras así...

Me despierto rodeada de gritos, de insultos, de menosprecios, de faltas de respeto... 

De palabras tan bonitas como eres un moco, me molestas, vete de aquí, te odio eres lo peor del mundo, me voy a separar de ti, no vales para nada, te vas a quedar sólo, eres una mierda...

Esos son mis despertares en Zaragoza... Si bebo duermo allí y ayer salí y bebí así que, si bebés no conduzcas...

Mis hermanastras, mi madrastra pero de sangre son así...

Me despierto, me visto, salgo huyendo de allí...

Es como una pesadilla que se repite una y mil veces, discusiones, faltas de respeto, meter cizaña por meter...

Me encantan las Navidades, las luces, los adornos, su mini mano unida a la mía mientras paseamos entre la gente, su ilusión, la magia...

Tengo un deseo que espero algún día poder cumplir, paseare las Navidades por Madrid... 

Pero tengo pánico de que lleguen, yo no quiero compartir una mesa con personas así, que piensan que soy una mierda, que me desprecian, que se creen superiores a mí, incapaces de aceptarme tal y como soy, hoy porque he salido por patas que si no la hubiéramos tenido muy gorda, paso de discutir por discutir, las faltas de respeto que vuelan en el ambiente de esa casa rozan el esperpento, violencia de género familiar, existe eso...

Mis hermanas gritan a mi madre, mi madre grita a mis hermanas, mis hermanas se gritan entre ellas y a mi padre el pobre le gritan las tres, es todo tan duro, tan doloroso, yo ya me he acostumbrado a vivir así, las palabras feas viven conmigo desde hace demasiado tiempo, incluso quizás demasiado diría yo...

He salido andando hacia el coche y me he sentido libre, libre de poder escaparme de allí...

No he pensado ni un solo instante ni en lavarme la cara, nada, ponerme la ropa, abrigo, gorrito, bufanda y guantes y huir de allí...


Llego a mi casa y estoy sola, el silencio reina, hoy no tengo tus risas, ni tu voz infantil junto a mi, ni tus abrazos, ni tus yo te quiero mama, ni tus mamasssss! 

La soledad es tan fría, se cuela dentro de mi, pero con el paso del tiempo he aprendido a convivir con ella, casi nos llevamos bien, me tumbo en el sofá, me tapo con la mantita y pienso quizás algún día encuentre a alguien q simplemente quiera decir palabras bonitas de mi...

Es muy duro, pero ya estoy más que acostumbrada pero hoy como estoy más sensible que de costumbre me afecta un poquitín...

Hace ya mucho tiempo que aprendí que prefiero el silencio a palabras así...


Enviado desde mi iPhone ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario