viernes, 17 de octubre de 2014

A veces me siento como Cenicienta, las hermanastras y la madrastra…

Hay frases que te matan por dentro que te hacen darte cuenta de lo insignificante que eres para las que se llaman tus hermanas, ayer fue su cumple fuimos a la ofrenda juntas, luego comimos y de casualidad les oí una conversación que decía "ya tengo las entradas para ir a la fiesta de la cerveza" ilusa de mi les pregunte yo puedo ir y su respuesta fue tajante "no, vamos a ir con nuestras amigas, tu no pintas nada" me quede de piedra no supe cómo reaccionar, mis propias hermanas ni me invitan a ir con ellas a pesar de saber lo mal q lo he pasado, que mi separación me ha dejado súper sola, que tengo que ir siempre por ahí mendigando amistad, a ellas se la pela...

Confieso que me dolió su respuesta, aún les conteste diciendo "esas amigas son las mismas que he visto crecer en el pueblo", su respuesta fue "si", "pues tampoco pasaría nada porque fuera, las conozco", "no no tu quédate con tu hija"... La chica se puede quedar con los papas, "no insistas no vas a venir con nosotras, no queremos que vengas"...

Confieso que casi lloro, pero pensé que puedes esperar de unas personas que nunca se han preocupado lo más mínimo por ti, estoy segura de que si no existiera Carlota ni me verían, se avergüenzan de mí, intentan tapar lo mío, nunca me aceptarán tal y como soy, ellas fueron a las primeras que les conté mi decisión de separarme dijeron que me apoyarían en todo y en el fondo siguen culpándome a mí de todo... Cualquier decisión que tome en mi vida está mal, todo es poco para ellas...

Nuestras personalidades son taaaaaaaaaan distintas, a día de hoy siguen sin entender que me guste el fútbol, dicen que ya se me tenía que haber pasado, me tachan de inmadura, dicen que no educo bien a mi hija, critican todas y cada una de mis decisiones, la última el balonmano...

A veces me siento como Cenicienta, las hermanastras y la madrastra, con la única diferencia es que ellas son mis hermanas y la otra es mi madre biológica porque el papel de madre conmigo siempre le ha quedado grande...

Es curioso como dos completos desconocidos para mí, personas que no me conocen más que de unos meses me inviten a ir con ellos y sus amigos a la fiesta de la cerveza y mis propias hermanas tras 28 años juntas no...

Tengo pánico que lleguen las Navidades, me encanta la Navidad, adoro los regalos, perderme por las calles de mi ciudad de su mini mano, vivir su ilusión, dejarme envolver por la magia…

 Pero sentarme con ellas y mis padres en la mesa como que no, han sido 11 años compartiendo mesa con la familia de mi ex y llevo tan sólo 2 años sentándome a comer/cenar con ellos, para mí es un suplicio total, una bajada de autoestima, porque no voy bien de pasta que si no me piraba de viaje para no pasar ese trago...

A veces las palabras acarician y otras arañan... El día que alguien quiera darme una caricia en forma de palabra no me lo voy a creer...

Familia son aquellas personas que te hacen sentir como en casa, a gusto, un lugar donde puedes ser tu misma y yo en la que fue mi casa durante mucho tiempo no me encuentro ni cómoda, ni a gusto...


Enviado desde mi iPhone ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario