miércoles, 3 de septiembre de 2014

Un instante de cordura, un momento para recuperar la razón… Un susurro casi ahogado en su oreja y esto? Un susurro cargado de deseo en la mía…

Fuimos conocidas, amigas, confidentes, enemigas, conocidas desconocidas…y después de esta noche yo ya ni lo se…

La noche estaba en calma… La ciudad dormía… Mi interior gritaba atrapado en su recuerdo… Tras un año alejada del bolli mundo de mi ciudad… Algo en mi me decía que debía de afrontar mis miedos y volver a salir…

Llegue a ese bar, el que tantas y tantas veces había sido nuestro… Ya nada estaba igual todo había cambiado, nuevos dueños… Las paredes… Los cuadros… Las banquetas… Las camareras… Observe nuestro rincón y ooohhh sorpresa allí estabas tú… Inmóvil al paso del tiempo… Tan bonita y radiante como siempre… Tú eras la misma pero tu compañía no, ya no era yo…

Tú permanecías eterna en el tiempo, un año sin vernos, en este tiempo cuatro frases: feliz Navidad, Feliz año, felicidades, un qué tal? Y poco más y cuando te tuve frente a mí todavía me costaba respirar… Te mire y mi mirada me delato y te confeso toda mi gran desilusión de verte allí con esa nueva conquista que no era yo…

Dibuje una sonrisa falsa en mi rostro para disimular que me moría por dentro… Me presentaste a tu nueva novia, bromee un poco, intente que no se notara que la hubiera matado… Ella debió de leerme la mente y te beso… Te beso en los labios y yo frente a vosotras, me quede petrificada…

Desvié mi mirada, la clave en el suelo… Yo frente a ese beso… Mi tripa se encogió, mi corazón lloro de dolor…me quería morir… Esa visión nublaba mi mundo… Mi corazón roto en mil pedazos más… Mi corazón lloraba al verte besar aquellos labios que no eran los mios… Sentí que me fallaban las piernas y que me iba a caer, pero aguante como pude el chaparrón…

Tus labios y sus labios… Tú preciosa, tú borde, tú animal, tú salvaje, tú ternura, tú cariño en dosis concentrada, tú mirada felina… Tú aparecías en mis sueños y ahora besas a otra delante de mí… Me despedí y Salí por patas de nuestro rincón…

Cuando me aleje gritaste mi nombre… Pero yo no lo escuche… Baile con una con otra… Me bese con una con otra… Quería darte celos… Y tú ni me mirabas… Yo bebía mientras tú seguías en nuestro rincón con otra persona que no era yo…

Salí fuera necesitaba tomar el aire, respirar un aire que no estuviera contaminado con tu presencia…

Al rato entre de nuevo y ya no te vi… Te habías vuelto a ir de mi vida otra vez sin despedirte como la última vez…

Me fui hacia el baño, me moje la nunca con agua… Necesitaba refrescarme… El alcohol empezaba hacer sus efectos en mí… Vi mi reflejo en el espejo, tuve ganas de llorar, me pregunte a mí misma que te pasa si ella está cerca de ti… Me mire sin saber que decirme… Mis lágrimas luchaban por salir de mis ojos y no quería, me lo prometí ni una lagrima más por alguien que no quiere que estés en su vida…

Cuando de repente alguien detrás de mí tapo mis ojos con sus manos… Yo las palpe, reconocí la suavidad de tu piel… Mi corazón se empezó acelerar…

Sus manos sobre mis ojos y su novia qué? Bajo sus manos y vi su imagen reflejada en el espejo… Me di la vuelta y allí estaba ella con su carita de niña buena, con su mirada, con sus labios, con su piel… Esquive su mirada para que no notara mi gran ilusión al verla, es una experta en convertir mi ilusión en una puta llamada desilusión… mil preguntas vinieron a mi cabeza que hace aquí? Y su novia? Pero no se había ido?

Su voz, sus labios… Ella acercándose a mí… Yo prisionera de mis deseos, de mis ganas… Mi mente se nublo… Su mirada directa hacia mi… Quería escapar pero no podía, su mirada me tenía secuestrada… Me hipnotizaba…. Baje mi mirada, trate de recuperar la calma en mi interior… Pero no podía ella me lo impedia…

Era tenerla cerca y dejar de pensar… Sus manos en mi cara… Rozo mi barbilla y me levanto la mirada… Se acercó más a mí… Yo la mire…

Sus ojos me decían te voy a besar… Yo tan solo cerré los ojos... Fue un simple beso en los labios, un susurro: te deseo, una caricia… Y se desato la locura…

Sus labios… Mis labios… Besos con ansia con ganas… Besos sedientos de más besos… Manos desabrochando mi pantalón su pantalón… Aire de cordura que nos hizo entrar en razón…

Abrimos la puerta del baño… Ninguna de las dos decía nada éramos prisioneras de nuestra pasión… Las paredes de aquel baño testigos mudos no entendían nada, estaban como yo… Sus pechos rozándose con los míos… Sus manos resbalando por mi cintura, colándose entre mi ropa y mi piel… Movimientos acelerados… Mis manos jugando con sus deseos… La tenía en mis manos…

Un instante de cordura, un momento para recuperar la razón… Un susurro casi ahogado en su oreja y esto? Un susurro cargado de deseo en la mía… Perdón por todo… Yo no podía procesar nada, demasiadas emociones concentradas… Tenía que parar esta locura de besos… Esta guerra de deseos atrapados entre su piel y mi piel…

Pero no lo hice… La desnude con toda la rabia contenida… La bese con ansias, con ganas, con pasión, con desesperación… La empotre contra la pared… Ahogo sus gemidos en mi oído… Le temblaban las piernas del placer… En aquel baño fue mía por primera y no única vez…

Cuando recupere mi conciencia, mientras la tenía abrazada a mí, mientras probaba una y otra vez el veneno de sus labios… Pensé donde quedaron los tú y yo nunca estaremos juntas? No me pones nada? No eres mi tipo? Todas esas palabras capaces de dinamitar mi corazón, capaces de desilusionar a mi ilusión, capaces de ahogar mi autoestima en el mar de la frustración…

Besos pausados, lentos… Labio a labio… Caricias… MI piel… Su piel… Tan solo un susurro al oído callado en el silencio de la noche: llévame a tu casa y hazme desfallecer de placer…

La tome de la mano… Y me arme de valor, le dije no quiero solo una noche y lo sabes… Quiero mil noches a tu lado… Mil días compartiendo mi día a día junto a ti… Aguantar tus manías… Tus días malos… No quiero una noche de placer… No quiero ser una más, quiero ser la única… Me agarraste fuerte la mano y no dijiste nada…

Salimos a la calle y hablaste: Perdón por mi comportamiento de hace un año… Yo te conteste yo te perdono si me explicas el por qué… Es muy fácil miedo a querer, nunca había sentido por nadie lo que siento por ti… Quererte me hizo alejarme de ti, tenía miedo de mi comportamiento, tenía miedo de mis propios sentimientos hacia ti…

Tu mirada me decía que era verdad… Yo opte por dejar de pensar y dejarme llevar…

Llegamos a mi casa, locura desatada mil besos repartidos por todo mi cuerpo, ropa que volaba por la habitación…

Te tape los ojos con un pañuelo y te desnude a traición… Jugué a provocarte… Tu cuerpo respondía a mi invitación… Tu piel se perdía entre mis caricias… Acaricie cada recoveco de tu cuerpo… Me levante al baño y abrí mi cajón, me coloque un arnés doble y volví a tu habitación… Allí estaba frente a mí la chica que se convirtió en alguien importante para mí, la que un día me busco para otro alejarse de mí sin ninguna explicación… La que jugaba a darme celos a la mínima ocasión… La que me pedía acompáñame a este bar que tengo una cita… Esa que no se entiende ni a ella misma… Esa por la que había derramado mil lagrimas…

Tu seguías frente a mi completamente desnuda con los ojos tapados de placer…

Me puse encima de ti… Te roce con mi rodilla… Mi lengua resbalaba por tu piel… Baje por tus piernas… Tu sexo chorreaba de placer… Tome el bote de lubricante y con delicadeza te lo extendí… Me acerque a ti y poco a poco metí mi juguete en tu interior, un grito ahogado y un uyyyy y eso, te quite la venda de los ojos…

Te dije no me conoces… Nunca has querido hacerlo… Mis palabras estaban cargadas de rabia, de dolor… Me miraste con pena…

Te hable firme y decidida… Tú cierra los ojos y vuela… Obedeciste sin rechistar… Dos, Tres, Cuatro… Orgasmos ahogados en mi almohada… Tu carmín corrido sobre tu cara… Te penetre una, dos, tres, cuatro veces, mientras tanto yo explotaba de placer en mi interior… Gritos, jadeos, sudor, lágrimas, ilusión, desilusión, sentimientos que volaban a nuestro alrededor sin orden, sin control…

Me abrazaste muy fuerte, yo me derrumbe en tus brazos… Me susurraste un tranquila todo irá bien… Me calme al sentir tu respiración pausada… Lenta… Tus palabras acariciaban mi alma… Tu voz hacía eco en mi corazón… Calma… Besos… Miradas… Besos pausados lentos… Mis besos… Tus besos… Nuestros besos…

Te separaste de mi retiraste el juguete que todavía permanecía inmóvil en mi interior… Y me abandone a ti, a tus caricias… Te deje hacer y yo tan solo sentí…

Te tomaste la revancha y metiste tu puño en mi interior…

Recuerdo nuestra conversación en el sofá tu pregunta, nunca? Tú mirada… En ese momento te empecé a desear…

Desafíos a la lógica, al placer, al dolor…


Sexo, sexo y más sexo entre las cuatro paredes de mi habitación…

No hay comentarios:

Publicar un comentario