viernes, 15 de agosto de 2014

Creo que deberían de comercializar esa droga llamada AMOR...

@think_L: Creo que deberían de comercializar esa droga llamada AMOR...

El amor te arrastra, te atrapa, es cruel, duele, mata lentamente... El amor es como una droga... Una droga que tan sólo unos privilegiados pueden probar…

Últimamente sólo leo historias de desamor, me siento más identificada con las protagonistas con eso de volver a empezar de cero... Seguir viviendo a pesar de él... Retomar una vida paralizada durante casi 11 años... Reencontrarte a ti misma... Intentar conseguir ser feliz... y bla bla bla…

Me encanta leer y sobre lo que más me gusta es escuchar, escuchar ESAS historias de amor… Esas que son capaces de paralizarnos el corazón... Esas que han dejado una huella imborrable en sus vidas... Esas historias que a pesar de la distancia y el tiempo se niegan a acabar...

Leer en sus ojos los reflejos de ese sentimiento que unos adoran y que otros como yo odiamos pero a pesar de las mil y una ilusiones rotas, seguimos queriendo alcanzar algún día...

La noche estaba en calma, dos amigas paseando por la playa, miles de palabras desordenadas sin sentido, una hablaba y la otra escuchaba…

Palabras con prisas, palabras sinceras, palabras con mensajes ocultos, mensajes sin sentido, mensajes hasta esa noche imposibles de descifrar...

Ella me hablaba y yo le escuchaba atenta a cada palabra, pronto me di cuenta que no me hablaba a mí, se hablaba a ella misma frente a mí...

Lleva 5 meses auto convenciéndose a sí misma de que estar sin él es la mejor decisión de su vida, besando labios por besar, buscando en otras compañías lo que él le regalaba, echándolo de menos en cada persona nueva que se empeñaba en conocer...

Pero aquella noche de Agosto, sentada en ese banco frente al mar, con la presencia muda de las estrellas y la luna… Su vida cambio…

Con cada palabra que me decía ella sólita se delataba... Me contó sus principios… Un amor prohibido… Ese amor adolescente… Esa primera vez… Sus miedos… Sus inseguridades… Sus debilidades… Sus fortalezas... Sus peleas... Sus reconciliaciones...

De su boca salían mil palabras, yo atenta le escuchaba, ella se desahogó, desconecto, voló, lucho, medito... Y cuando ya no pudo más se rindió...

Él la quiere con locura y yo lo sé...

Ella a pesar de la distancia autoimpuesta por ella misma, de todos los muros que ha construido, a pesar del que dirán... Le sigue queriendo…

A través de sus palabras se fue auto convenciendo…

Yo la escuchaba y escuchaba, pero hacia muchos minutos que dejo de hablarme a mí... Se hablaba a si misma yo tan solo fui testigo de lujo de su conversación...

Tan sólo le hice dos preguntas, la primera te gustaría que él estuviera aquí ahora sentado junto a ti? Si... la segunda porque sigues perdiendo el tiempo y no vuelves con él?

Una historia tan bonita de amor como la vuestra al menos se merece otra oportunidad, quizás salga bien o salga mal, eso sólo el tiempo lo decidirá... Pero te mereces otra oportunidad... Os merecéis otra oportunidad...

Su mirada frente a mi mirada, inseguridad, indecisión... Mis palabras duras y seguras le ayudaron, le dieron el último empujón, el definitivo...

Un Whats corto y sencillo "a veces el corazón, gana a la razón"... Una foto "te echo de menos dibujado con sus dedos a la orilla del mar"...

Su mirada brillaba de felicidad... Nervios en su estómago... Y si me toma por loca? No me va a llamar, ya veras... Mil preguntas volaban por su cabeza sin contestación...

Su mundo y mi mundo se paralizo, sonaba su móvil, era él...

...

Un hola! tímido salió de sus labios, su mirada de gatito abandonado, de niña asustada, pronto cambio... Su voz la tranquilizo... La sereno... La calmo...

Hablaron... Ella le pidió calma, quería ir poco a poco, volver a encontrar ese amor deteriorado en el tiempo, pero que seguía latiendo en su interior, tan vivo y fuerte como el primer día que él la beso...

El atento escuchaba su monólogo interior, al otro lado del teléfono tan sólo podía llorar al escuchar su voz…

Mil lágrimas, mías, suyas, de él... Yo no pude aguantar mis lágrimas, demasiada emoción…

Ella me paso el teléfono y él me dio las gracias, yo no sabía que decir... No me salía nada... No creo en que las personas puedan cambiar, pero si pueden mejorar si las circunstancias lo piden y creo que él ha aprendido la lección y ambos se merecen otra oportunidad, a veces creo que tengo un don y veo a las personas, sus palabras sinceras hacia ella fruto del alcohol me conmovieron...

Su voz sonaba rota a través del móvil.. Me dijo que en dos años se casaría con ella... Yo tan sólo le conteste que ella era muy especial, que la cuidara y la mimara siempre, volver con ella era un regalo, por favor no la vuelvas a cagar...


Ese loco enamorado... Su príncipe "azul" cruzó los kilómetros que los separaban y paso un día de playa al lado de su princesa...

Aquella noche de verano de confidencias de dos amigas bajo la luna su mundo se unió, tras 5 años juntos y 5 meses separados ambos volvían a sonreír...

Y lo mejor de todo es que fue gracias a mí, a mi forma de entender el amor, ahora sé que ella apareció en mi vida para que yo sin querer la llevara de nuevo a él...

Ojalá les vaya todo genial...

Muchísimo AMOR, muchísima PACIENCIA y muchísimo RESPETO son las claves... Y si no yo estaré cerca para recoger los pedacitos que esa droga llamada amor dejo en ella...

Enviado desde mi iPhone ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario