lunes, 28 de julio de 2014

La oscuridad de la sala se mezcló con tu luz...

Esa noche yo no iba a salir, pero los planetas se alinearon para nosotras... 

Hermanas convertidas en canguros por casualidad...

Tras más de quince dias sin vernos, desde aquel día que "te regale mi ilusión era pequeñita y de color azul... “ el destino nos volvía a cruzar... Nos regalaba una nueva oportunidad...

La oscuridad de la sala se mezcló con tu luz...

No te esperaba, me sorprendió verte... Te hacia tranquilamente en la playa... Pero te reconocí enseguida, igual que tú a mí, no cruzamos ni una mirada... Ni una sonrisa... Nada de nada... Sólo alguna mirada despistada... Cuando yo no te miraba... 
Mis amigas convertidas en espías te vigilaban...

La música sonaba y yo desde la distancia te miraba... Te observaba... No perdía detalle... Te divertías... Estabas muy feliz... Reías... Bailabas... Saltabas... Bebías...


Buscaba mi valor en un vaso de alcohol... Pero tan sólo encontraba cobardía y desilusión...

Yo mientras seguía a mi rollo, te miraba y pensaba... Somos de mundos muy distintos... Pero a pesar de eso me iría de su mano hasta el fin del mundo y más allá...
Es tan diferente a mí, tan joven... La edad es tan solo un numero, nada más...

Pero es ella, lo tengo claro... Lo tuve claro desde el primer día que mi vida se cruzó con su sonrisa...

Es ella la persona con la que yo compartiría mi vida... Es ella a la que nunca me cansaría de mirar...

Es una chica normal, sencilla... No es un monumento andante para muchas, pero a mí eso me da igual, para mí sí que lo es... Es la perfección hecha persona... Preciosa por dentro y por fuera...

Guapísima... Simpatiquísima... Rarísima... Tímidisima... Es distinta... Es diferente a las demás... Es ella misma, no le importan las modas, ella va a su bola... Desprende un algo que me encanta... Sus aires de despistadilla... De empanada de la vida...


La música sonaba y yo me despedí de ti con la mirada... 

No me acerque a ti... No era el momento... Ni era nuestro momento... Ni era el lugar...

Nos separaban 50 metros físicos... Más la distancia del miedo al rechazo, esa que me paraliza... Esa que me impide avanzar... Distancia por ahora imposible de superar...

Nuestra historia todavía no puede empezar...


Abatida... Hundida por la desilusión, mezclada con la gran ilusión de verte... Baje la cabeza y abandone nuestro encuentro irreal... 

Mi esperanza una vez más se tiró de cabeza al abismo de la desolación y me fui, me aleje de ti de puntillas, no te quería molestar...
Camino a mi casa tuve ganas de llorar... La oscuridad se coló dentro de mi... Me calo hasta el alma...

Continuara...

O quién sabe si algún día nuestra historia comenzara...

Lo único que tengo claro es que todavía me aferró a la única esperanza que me queda para no escribir el final...


Enviado desde mi iPhone ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario