lunes, 27 de enero de 2014

Me alimentare de cada instante…

Tras la tempestad, llega la calma… En mi caso sería tras la separación llega la normalización…

Yo normalizo… Tú normalizas… El normaliza… Nosotros normalizamos… Vosotros normalizáis… Ellos normalizan…

Recuerdo cuando en mí querido colegio de monjas nos ponían en fila para preguntarnos los putos verbos… presente, pasado, imperativo, pretérito pluscuamperfecto… Como los odiaba, la de lágrimas que derrame, porque no había manera de meterlos en mi cabeza, recuerdo que los copiaba hasta la saciedad, pues nada no había manera, yo siempre me ponía nerviosa cuando me tocaba y me iba al final de la fila… todavía tengo por el pueblo la puta hojita, el mal que me dio, y los determinantes y todo eso, odiaba el lenguaje con todas mis fuerzas… pero al final lo aprendí…

Ahora ya no voy al cole y desde hace unos meses me he aprendido a la fuerza el verbo normalizar… 

Mil lagrimas… Miles de noches en vela… Mil y una pesadillas… pero al final… Mi vida se ha vuelto “normal”…

Que mi ex se va de finde con mi hija, su novia y sus hijos al chalecito de la playa con mis exsuegros… yo lo acepto , yo no me siento mal… que mi ex llega tarde porque se le estropea el coche a su novia y me lo cuenta, pues nada yo lo escucho, que necesitan una sillita, pues yo se la dejo… si, quizás sea un bicho raro… pero para que voy a estar mal, si yo no quiero estar con él, él tiene todo el derecho a ser feliz…

Y que hay de mí, pues bueno poco a poco, me cuesta mil acercarme a la gente, sobre todo a las chicas… miedo, pánico, terror… quizás tenga miedo de sufrir… imagino que como todo en esta vida lo trae el tiempo… Necesito tiempo para sentirme a gusto conmigo misma, para ser yo...

En Septiembre cuando mi hija me presento a sus nuevos amiguitos y a la “amiga” de papa, mi mundo se hundió, me cabree conmigo misma, pensé, repensé y volví a pensar… me enfade con el mundo y volví a llorar mares, pero a día de hoy yo normalizo… es pasado y ya!!!… 

Conocí a su novia en el cumple de 5 años de peque y tan normal… veis yo normalizo… Si él y ella son felices, si ella lo aguanta, todo para ella, le pongo un lazo y se lo envuelvo para regalo si quiere…

Creo que se me ha olvidado pasarlo mal o simplemente me he curado y empiezo a normalizar, lo que más me importa es que ella sea feliz, y lo es así que… qué más da que yo tenga momentos en los que me hunda, qué más da si lloro cuando ella no está… 

Yo todavía no soy feliz… pero he aprendido a serlo temporalmente, como dice el título de esta entrada “Me alimentare de cada instante…” de cada momento…, de cada instante de felicidad… es felicidad temporal… pasajera… caduca… pero es felicidad al fin y al cabo que es lo que importa…

Me merezco ser feliz, es algo como la frase de a las personas buenas, les pasan cosas buenas, pues yo me merezco ser feliz, bastante mal lo he pasado ya en esta vida, como para meterme en bollodramas, no gracias tengo el cupo de heterodramas cubierto para toda mi vida... 

Algún día quiero encontrar a alguien que quiera cuidarme y mimarme, que me quiera tal y como soy, pero para que eso pase tengo que superar mi miedo a las relaciones y ademas tengo que ser fuerte y para eso todavía me queda un poquico...

Y una vez más me vuelvo muuuuuyyyy vulnerable ante vuestros ojos, me desnudo del todo en esta entrada os presento a mi chica…

ELLA es la mejor del mundo… es el amor incondicional… el más puro… el más verdadero… es sin duda el gran amor de mi vida… mi ELLA…

No hay comentarios:

Publicar un comentario