martes, 22 de octubre de 2013

y me susurras al oído: desde la primera vez que te vi supe que acabaríamos así...

El poder de una mirada seductora y unos labios pintados...

Yo no iba a salir aquella noche, la noche que pusiste mi vida patas arriba con tan solo tu mirada...

Dicen que el amor aparece cuando menos lo esperas, pues así es... A mí me paso eso...

Tras un año acoplándome a mi nueva vida y a mi nueva condición sexual, que algunas veces todavía me daba quebraderos de cabeza...

Cuesta verse de lesbiana, cuando 25 años de tu vida has sido una hetero atípica... Una hetero de esas que la heterosexualidad les queda grande, no le pega... pero claro cómo me iba a plantear yo estar con una chica, en aquellos tiempos ni se me pasaba por la cabeza... Yoooo estamos locos o que!!!... en fin el pasado y mi venda en los ojos, mi engañarme a mí misma, mi justificarme cosas injustificables, mis comportamientos que me delataban, ocultos al mundo y no sólo al mundo sino a mí misma... Que eso es lo peor...

Tras aceptarme, quererme, dejar que pase el tiempo... Tener un grupo de amigas más o menos estable, dejar de tener mi amor bollo de la semana y pasar de las chicas y solo querer pasármelo bien y divertirme... Justo en ese momento es cuando nos presentaron y paralizaste mi mundo...

Recuerdo que me tocaba día de bajón, días de esos que te planteas todo, que le das la vuelta a tu vida tres mil veces mientras piensas, para luego cuando decides dejar de pensar y simplemente seguir viviendo tu vida vuelve a su posición inicial, que en realidad es la mejor...

Esa noche no iba a salir, no me apetecía pero mis amigas, esas que siempre están a mi lado para apoyarme en los momentos malos. me convencieron y a día de hoy todavía les estoy eternamente agradecida...

Me puse mi mejor vestido, mis botas altas, me pinte y me fui rumbo a nuestro bar de siempre, ese que en cuanto entras por la puerta te saluda todo el mundo, había tardado casi un año en conocérmelas a todas...

Entonces ante mis ojos, apareciste y yo pensé: El poder de una mirada seductora y unos labios pintados... Me dejo ko...

Fue un flechazo instantáneo... Nos presentaron nuestras mejillas se rozaron tímidamente... Mientras nuestros ojos se miraban con descaro...

Tenías los ojos preciosos y una mirada de esas que seducen casi sin querer... Eres la típica tía preciosa por dentro y humilde por fuera... Con una simple mirada me di cuenta que no eras como las demás...

Recuerdo que la música sonaba y yo solo podía sonreír como una idiota, mi corazón latía nervioso... Mi cabeza no pensaba... Me hablaste entre la música, no me entere pero daba igual... Yo sólo podía sonreír al ver tu mirada... Debiste de pensar q estaba tonta o no sé, pero me mirabas con delicadeza y con dulzura... Había algo en tu mirada que no podía descifrar... Las luces se encendieron la música se apagó... Y yo solo podía mirarte a ti... Una fuerza me atraía hacia ti... Algo dentó de mi me decía q eras tú...

Nos fuimos a otro bar y me mirabas con más descaro que antes... me resultabas muy atractiva... Mis ojos se desviaban hacia tus labios... Te lo había puesto todo en bandeja, todo fácil... Mi mirada te chivaba todos mis pensamientos...

La música se paró me diste la mano y me llevaste al baño... Fue tenerte cerca y mi cuerpo reaccionaba... Te bese, me besaste… No recuerdo quien empezó...

Acariciaba tu cara mientras nos besábamos... El ritmo aumentaba, me susurraste al oído algo, yo te dije que si con la cabeza...

Tomaste mi mano, salimos del bar sin soltarnos... Llegamos a tu moto, me tendiste un casco, me lo puse y me abrace a ti… Mis manos rozaban tu cintura… Sentí morir cuando cole mis manos entre tu camiseta y tu cintura, toda tu piel se erizo…

Recorríamos las calles desiertas de Zaragoza, con la única prisa que nuestras propias ganas de estar a solas… Aparcaste la moto y llegamos al portal, cerramos las puertas de tu casa, mientras dejaba atrás mis miedos, mis temores, mis dudas...

Y sólo sentía y me dejaba llevar para pasar una de las noches más increíbles de mi vida...

La ropa volaba por la habitación, las prendas caían al suelo... Me mirabas y me besanas, nos habíamos quedado mudas de la pasión...



Pero sacaste un hilo de voz y me susurraste muy bajito al oído "desde la primera vez que te vi, supe que acabaríamos así"...



Enviado desde mi iPhone ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario