domingo, 6 de octubre de 2013

Mi vida es como un cuarto desordenado... Que a veces no me da la gana de ordenar...

Una vez una persona muy importante para mí me dijo que por que no hacía la cama que quedaba más ordenada la habitación, yo le conteste que pasaba, que eso me lo decía mi madre y no le hacia ni caso...

Y desde ese día, cuando me levanto me acuerdo de esas palabras y sonrió... Me trago mis palabras y ordeno la habitación...

Cuando no me puedo dormir doy mil vueltas a mi cabeza y entre las sábanas, le doy media vuelta a la almohada, me abrazo a ella y cuando me despierto todo esta desordenado... Parece que ha pasado un huracán...

A veces tengo la sensación de que mi vida es como un cuarto con la cama sin hacer...
Un cuarto en el que reina el desorden, todo está revuelto, todo parece tener movimiento... Sábanas hechas un lío, almohada en medio de la cama... El pijama tirado por el suelo... Los calcetines del día anterior uno por cada lado...

Montañas de ropa encima de la silla...

Un cuarto sin ventilar, con la ventana cerrada y sin luz... Triste y sin vida...

Pero si pierdes un poco de tiempo y haces la cama, estiras las sábanas, recoges el pijama del suelo... Colocas la almohada en su sitio... Ordenas la ropa en el armario...


Como por arte de magia.. Todo cambia...

El aspecto de desorden desaparece... Cambia y da aspecto de estar todo perfecto... Los calcetines unidos en pareja están debajo de la cama...

Abres la ventana, entra el sol y la brisa, renuevas el aire...

Como en tu vida renuevas a las personas, algunas aparecen como aire fresco... Otras como una leve brisa... Algunas son un destello fugaz... Otras tienen luz propia... Otras parpadean intermitentemente... Otras simplemente se convierten en tu estrella, en tu guía...

Pues en mi vida me pasa algo parecido a veces a mí misma no me apetece hacer la cama, no tengo ganas o sencillamente no me da la gana...

Hoy me he levantado con la sensación de querer morirme... Con la sensación de que sí desapareciera nadie me echaría de menos... Es lo puto peor...


He desayunado el desayuno de las campeonas: huevos revueltos y bacón y parece q me han dado las fuerzas necesarias para empezar a ordenar un poco mi vida, hacer la cama y estirar las sábanas... 

Para que aunque la desesperación y la tristeza me sigan inundando por dentro, aunque siga perdida y sintiéndome culpable por cambiar mi vida... Externamente no proyecte esa sensación... 

Ordenar mi vida es la solución y no tener prisa, ayer di un paso más... Ya van dos semanas seguidas...

Mi vida es como un cuarto desordenado... Que a veces no me da la gana de ordenar...

Para ti y tranquila que no te dejare sola y reconstruiré tu corazón partido en mil pedacitos, pero yo creo que esta vez no será necesario...


Enviado desde mi iPhone ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario