lunes, 29 de julio de 2013

Miro a los niños jugando en la playa…

Miro a los niños jugando en la playa… haciendo castillos de arena, en la orilla… los observo… hay una niña de no más de cinco años, que me llama especialmente la atención… es morena… tiene el pelo ondulado… lo lleva recogido en una coleta… tiene la piel dorada por el sol... sus ojos son grandes y vivos... me parece una monada...

La miro a ella… juega con su cubo y su pala… hace castillos…

Bajo la atenta mirada de su mama… que desde su toalla no deja de controlarla… la mira con orgullo… con cariño… con todo el amor del mundo… de esa manera que solo es capaz de mirar una madre a un hijo… 

...esa mirada desprende amor… ternura… comprensión… satisfacción… orgullo y mil sensaciones más imposibles de descifrar a través de las palabras…

Pienso en ella… se divierte… la envidio… parece feliz… ojala pudiera yo dejar de pensar y simplemente ser feliz… dejar de analizar todo… dejar de comerme la cabeza por tontadas… dejarme llevar como dice la canción… “dejarse llevar suena demasiado bien…”

La niña me mira y yo me pregunto por su vida… solo se ve a su mama en la toalla...

Quizás sus papas están separados?… ya que está muy de moda…

Quizás un día su mama se cansó de aguantar al capullo de su papa, se cansó de sus insultos, de sus menosprecios, de su maltrato psicológico y empezó a vivir sin el… 

ella cuando sea mayor, recordara dos infancias, dos vacaciones, dos vidas paralelas… para navidad recibirá dobles regalos y para su cumple también… vivirá con dos familias que le quieran…

yo me pregunto... y su corazón cómo será? noble y generoso como el de su mama? o por el contrario tendrá un corazón arisco y egoísta como el de su papa?… 

Pero esa niña a pesar de la decisión de su mama será feliz… pq la vera a ella feliz, riendo… no amargada y llorando… no triste todo el día… feliz, contenta y sonriendo…

A todos nos gustaría volver a ser niños… y jugar en la arena de la playa, sin preocupaciones…

Yo y mis mil vueltas a las cosas… yo y mi no vivir… yo y mi no disfrutar… yo y mi analizar todo… yo y mi no dejar fluir... yo y mis pensamientos… yo y mis “no historias” por miedo al rechazo… a la decepción… a la desilusión…

Mi cabeza piensa… pero mi corazón la observa y la envidia… 

Adoro la inocencia de los niños… para ellos todo es posible… no existen los imposibles… y sus papas son sus súper héroes… 

Hay quien me tacha a mí de que soy muy niña, que me falta madurar… quizás para algunas cosas sí, pero pq no me han dejado nunca hacer las cosas por mí misma…

Si yo fuera una niña viviría feliz en mis mundos de yupi y no me preocuparía de nada… y precisamente ese es mi puto problema que pienso todo demasiado y vivo muy poco…

Mi mirada vuelve a ella… ahora ya no juega sola, esta con su mama… están buscando conchas en la orilla… las dos desprenden felicidad…

No hay comentarios:

Publicar un comentario