miércoles, 14 de septiembre de 2011

el armario ahoga

navegando por Internet he encontrado esto...

"El armario ahoga, mata lentamente, reduce nuestra autoestima hasta límites que sólo tú y yo sabemos. Cabeza baja y mirada esquiva, escudo y parapeto para evitar el juicio del resto del mundo que pasa por nuestro lado, prejuzga, juzga y sentencia antes de que tú puedas hacer el mínimo gesto de rebeldía, de autoafirmación, de aceptación y manifestación de que vives, que eres y quieres ser, que te levantas cada mañana queriendo vivir feliz, a gusto contigo misma y con quien te rodea…

El armario nos hace invisibles al mundo, a la sociedad a la que (queramos o no) pertenecemos. Y esa invisibilidad (disfrazada de anestesia contra el dolor propio y ajeno) se convierte en nuestro peor enemigo. No ser visibles, reconocibles, públicas, nos anula, nos elimina de la sociedad, nos deja en la nada. Ni somos ni existimos, por tanto, no tenemos derecho a ser, a existir, a manifestar nuestro amor, nuestra forma de entender la vida, de vivir y amar, de pensar… Somos seres humanos, personas, mujeres. Nacimos o nos hicimos lesbianas, ¿qué más da? El caso es que estamos aquí, y queremos ser felices, y vivir según nuestra forma de entender la vida. [...]"

quizás tengan razón, voy a reflexionar con la almohada, buenas noxes...zzZZZzzz...zzzZZZzzzzZZZzzz...

No hay comentarios:

Publicar un comentario